viernes, mayo 19, 2017

Conquístame, por favor...

Llevo ya cierto tiempo conociéndome a mi misma y he descubierto cosas que no sé si tenía olvidadas o ni siquiera consideraba.
Pero está bien, la vida es un largo camino de auto-descubrimiento y aceptación...Solo hay que aprender a transitar por ello.


¿Qué es un enamoramiento? ¿Cuántas veces se puede experimentar?

Enamoramiento, es una palabra que no usaba hace mucho tiempo...Pero me ha surgido de repente. Llegó ese momento en que debes admitir que hay una persona que te trae loca. Si, la reina de hielo no puede evitarlo: Alguien entró en mi gélido corazón. 

No es tarea fácil, porque ni él ni yo lo somos. No sé que siente (vamos, no sé ni lo que yo siento exactamente) pero se nota terriblemente que algo ocurre cada vez que nos cruzamos. Cada charla se vuelve más confusa y hasta cariñosa. ¿Pero cómo saber lo que él quiere? 

Y es cuando caigo en esa terrible pregunta femenina: ¿Qué somos?. Me juré a mi misma que no la haría jamás, pero ya lo deja bien claro el dicho "nunca digas de esa agua no beberé".

No puedo evitar esa duda, pues me importa la respuesta: Si no somos más que buenos amigos, la ilusión puede dañarme. Si él cree que somos más (y yo no), puedo dañarlo.


¿Hay alguna formula secreta para saberlo? ¿Un manual que me faltó leer? ¿Alguien sabe leer mentes?

De momento, me gustaría poder decírselo pero no quiero perderlo.

"Lo mío fue un acto de justicia: te robé un beso porque tú llevabas meses robándome el sueño"
Algún día, lo haré... y sin importar el resultado, será el mejor momento entre tú y yo.

Vamos, conquístame... Cada día un poco más, para darme el valor.

domingo, febrero 26, 2017

¿Se puede extrañar algo que nunca tuviste?

A veces pienso en esto. 
Creo que debería ser imposible sentir pertenencia sobre las personas, ya que estas no son objetos. Nadie es de nadie... Nadie nos pertenece.
Pero, por momentos, me encuentro extrañando a alguien que nunca estuvo conmigo. ¿Es esto una fantasía? ¿Es una obsesión? ¿Es, simplemente, locura?


Debo reconocerlo, siempre he sido un poco caprichosa. Cuando algo se me atraviesa y lo quiero, me pondré insoportable hasta conseguirlo. Si miro algo es porque lo quiero, de lo contrario no miraré. 
Siempre he sido de esa manera: miro solamente lo que pretendo comprar.


¿Y ahora? Una persona no puede comprarse. No puedes obligar a nadie a quererte...
Pero lo debo admitir, desde el primer instante lo quiero. La primera vez que lo vi fue en una fotografía y llamó mi atención. Sentí algo, una "conexión" o algo que me decía "lo quiero a él". Pero él ya tenía a alguien a su lado, no podría hacer nada. Por lo que me mantuve distante y me olvidé del asunto de querer a una persona con la cual jamás has cruzado una sola palabra.


El tiempo, o el destino (vaya uno a saber cuál de lo dos términos es correcto), se encargó de cruzarlo en mi camino. Él me reconoció...supo reconocerme de alguna manera, aunque yo creía que ni existía en radar. Me sorprendió, me flechó con solo sonreír. Me perdí...Ese día comenzamos a hablar de manera errática. Aunque temía alejarlo, seguí adentrándome en su juego.



Pero es difícil llegar a él, entenderlo, aceptarlo...Más quererlo.  Y mucho más difícil es que él lo sepa y no haga nada. Esto se ha transformado en un juego macabro, en el cual ninguno de los dos es completamente sincero. Quizás el disfruta el juego y yo lo sigo porque lo deseo. Quizás no sabe que está jugando, quizás simplemente confía en mí y yo no sé qué hacer con él.


Por una vez en la vida no sé si debo rendirme o seguir esperando. Nunca fui de las personas que esperarían por alguien, pero lo quiero. Odio cada parte de mi ser cuando lo admite, pero me encantaría que fuera él quien esté junto a mi. Todos me dicen que lo ignore, que juega demasiado, que busque a alguien más. Y sé que debería, lo intento, pero nadie me parece bueno. ¿Será por su presencia en mi vida? No puedo negar que sueño con besarlo, abrazarlo y verlo sonreír. Pero lejos de una relación, realmente quiero cuidarlo como a un pequeño hermano y temo sofocarlo si me acerco.
Esto es ambiguo, ¿quiero más o simplemente me conformaré con ser su "noona"?

¿Qué es lo que debo hacer contigo?

Soy mayor que tú y, sin embargo, no sé qué debo hacer.
Maldito mocoso, me haz puesto en jaque esta vez.