jueves, enero 07, 2010

Recuerdos...

El cielo se encuentra gris. Diferentes matices se muestran en él. Unos claros, otros oscuros, pero al fin y al cabo el color es el mismo. Un color que, poco a poco, penetra en lo más profundo de mi corazón.


Sin previo aviso, unas gotas comienzan a caer desde ese cielo. Comienzan a bañar las calles con su calidez. Sin embargo, para mi no demuestran calidez, sino que demuestran tristeza .La tristeza que se encuentra presa en mi, encerrada bajo mil llaves para que no pueda salir. Y aun así, pese a que mi intención es que permanezca cautiva, logra salir.

Logra romper las mil cerraduras para mostrarse tal y como es... Sombría, agotadora…

Todo se ha tornado borroso. Ni un solo momento conserva su cordura, ya nada tiene sentido aquí. Figuras borrosas corren a mí alrededor cubriéndose la cabeza y observándome con incredulidad. ¿Acaso es tan peculiar ver a una muchacha en medio de la lluvia? la lluvia no es motivo para alejarme de un lugar...al menos no para mí.

Una brisa comienza a correr. Siento lo que desea transmitirme, logro distinguirlo. Pero algo me impide dejarme cautivar. ¿Por qué?, quizás porque no quiero dejarme dominar, quizás porque creo que es inútil, quizás porque ni yo misma sé lo que debo hacer. Tantas razones que existen en vano...solo una es la real, las demás, son pura ilusión.


Este es uno de los fragmentos del escrito más elogiado por mis profesores del colegio secundario...
Subo un fragmento, porque es muy largo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dibuja para mi...