domingo, enero 24, 2010

Hands...




Tus manos se deslizan suavemente por mi cuerpo. Mis manos reposan en la hierba húmeda de aquel viejo pastizal y puedo sentir el rocío del césped entre mis dejos.


Son imágenes que aun retumban en mi mente. Tu último beso de esa noche fue el néctar que alimentó mi locura por mucho tiempo. No puedo recordar cuando fue, exactamente, la última vez que pensé en ello.


Siento que mi corazón va a paralizarse en cualquier momento.

Es que tú no comprendes cuanto te necesito aquí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dibuja para mi...