lunes, mayo 23, 2011

Lo eres todo y a la vez nada...

Tu presencia me  define, me consume y me atrapa.

Eres como un vicio, uno que nunca se acaba, que nunca se supera y del cual no podré reponerme.
Eres el cielo y el infierno, todo al mismo tiempo. Me condenas y me salvas una y otra vez, generando una cadena de acontecimientos incoherentes.
¿Cómo puedo terminar siempre en las mismas manos, enredada entre sueños difusos?
Me provocas, me rechazas y te apiadas de mi nefasta inocencia.

1 comentario:

  1. Me encanta la foto y el texto es contradictorio como el amor. ¡Ideal!

    ResponderEliminar

Dibuja para mi...