jueves, agosto 06, 2015

Aprender a soltar...

Hace tiempo que vengo negándome a lo que siento.
Si estoy triste, digo que no pasa nada, que debo ser yo la que se siente así y seguro que no hay razón…
Si siento que me ignoras, me siento desplazada, pero me digo que debo ser yo quien tiene esa estúpida impresión.

Si siento que no me valoras, pero digo que será mi autoestima, que la tristeza la altera.
Y así me invento mil excusas más.

Sé que son solo eso…excusas.

  
Y sé que no estoy siempre triste, pues hay personas que me hacen sentir lo contrario. Hay personas que no me hacen sentir vacía…
Y sé que me ignoras, que siempre me he medido para que todo sea como quieres pero, termino explotando. Sé que no soy esa, que no me aguanto. Que me pongo molesta cuando le das más importancia a otros, aunque sea en algo pequeño. Que me parte el alma cuando le haces caso a lo que te dice alguien más y yo te lo he dicho mil veces antes. Que te apegues a personas tan superficiales cuando me tenías ahí dispuesta a dar lo que sea por ti. Que valoraras cosas tan banales para medir nuestra relación y que por ello me descartaras como si fuera basura.
Que no me gusta que siempre echaras de menos todo lo que estaba a tu alrededor cuando estabas conmigo…y que cuando no me tenías cerca, ahí si me extrañaras.
Sé que creías que yo siempre diría que hay que seguir. Te confiaste, pensando que siempre estaría para ti


Y hoy sé que debo dejar de decir que he sido yo, que algo me falta a mí, que funciono mal.
Sé que me puedo sentir amada, siento el calor de otras personas…
Pero algo va mal junto a ti…Y no puedo decir que no te quiera pese a eso, porque te he amado lo mejor que podía, he dado todo lo que me permitía mi alma rota. Y sé que te seguiré queriendo aunque me odie por ello.
Pero ya no puedo dar más si no recibo un poco de tu parte. Ya no hay amor, está tapado por el dolor. Ya no hay confianza, está tapada por las heridas. Y ya no creo en ti… porque ya no te importa nada de esto. Yo no te importo, porque aunque a veces hay que soltar, en lugar de pensar soluciones para ti siempre fue la primera opción: soltarme y dejarme atrás.
Es la vida, vamos cambiando en el trayecto. Simplemente, habría esperado que en muchos momentos de nuestra historia te manejaras con más amor…solamente por respeto a lo que fuimos. Porque actuando como has actuado, me dejaste el alma rota.

Se termina nuestra historia, llegó el final. 
Se quedan tantas hojas blancas sin terminar.

Espera solo un segundo que yo no sé 
cómo quieres que sea fuerte si te perderé. 
Sé que te vas, 
que ya no te importa si me quedo atrás 
con el alma rota, ya sé, no hay nada que hacer 


¿En qué momento decidiste dejar de amar?


Debo dejarte ir…




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dibuja para mi...