miércoles, octubre 12, 2016

Bienvenidos a Hallyu-World

Siempre fui una persona perceptiva, no sabría como definirlo, pero mi instinto siempre me ayudó bastante en muchas oportunidades. Sin embargo, hubo un tiempo en que lo odié y desee dejar de ser tan intuitiva. Claramente, cuando lo pides, deja de ocurrir.
Cuando era pequeña me habían dicho que tenía un don con mis sueños e intuiciones, casi siempre se cumplían. No era una profeta ni niña milagrosa, nada de eso. Simplemente, soñaba con aquello que debía saber por algún motivo. Quizás eran cosas pequeñas, pero daba miedo cuando se cumplían. 

Pero hubo un año, aquel durante el cual muchos de mis sueños terminaban volviéndose realidad, que me odié profundamente por eso. Un sueño en particular se cumplió y me trajo mucho dolor. Era muy cría, así que pedí no volver a sentir nada de eso nunca más. Pedí no volver a ver algo que podría cumplirse...y así pasó.  Luego de esto hubo ocasiones en que mis sueños me contaban realidades, pero no con tanta frecuencia o claridad como antes. O quizás, yo ya no prestaba atención porque temía que se cumplieran.

Lo que nunca dejé de lado fue mi instinto. Ese que me decía cuando algo no estaba bien, cuando alguien me mentía, que me llevaba a comprender qué ocurría a mi alrededor uniendo las diferentes piezas de ese rompecabezas que llamamos vida. Todos lo tenemos, pero en mi cabeza era una voz muy potente. Y yo jamás dejé de escucharla. 
En 2016 le pedí no sufrir más. Pedí poder renunciar a todo aquello que me estaba complicando la existencia. Y mi instinto me decía que lo haría, ya teníamos tomada la decisión. Sabía que no lucharía más por una persona, que sacaba lo peor de mí y que ya no le creía ni quería volver a ver. 

Pero mi instinto también me decía que había algo más allí, enterrado en el fondo de mi subconsciente. 

Fue entonces cuando recuperé los dramas, luego de separarme. Digo recuperé porque no es que los conocí en ese momento, hacía muchos años (casualmente fue también una vez que me había separado momentáneamente de esa persona) había visto tres dramas porque dos de ellos estaban basados en unos mangas. Sencillamente, recuerdo que llegué al primero porque había terminado el manga hacía una semana y leí sobre la adaptación. No dudé en ver qué tal era eso, ya que pensaba que era como los "live action" de japón (los cuales, por algún motivo, nunca pude verlos. Me costaba acostumbrarme). Pero decidí darle una oportunidad y no me decepcionó. Al segundo no recuerdo como llegué, no había leído el manga pero sabía que era una buena historia (incluso, podría haber llegado a la adaptación japonesa o taiwanesa, pero di con la coreana porque era más popular en ese entonces). Al último llegué por el actor del drama anterior, me había enamorado de ese chico (es el de la foto, Lee Min Ho).

Esta vez, necesitaba llenar el vacío con algo, pero no era amor. No me sentía mal sentimentalmente, estaba acostumbrada a pasar tiempo con otra persona pero no conmigo misma. No es que me odiara, simplemente no sabía que hacer porque ya no disfrutaba las mismas cosas que antes. Tenía demasiado tiempo libre que no quería llenar con libros. Quería algo más interactivo.
Empecé a ver series y películas por montones, de todo tipo. Los dramas no formaban parte de mi vida aún. Llegué nuevamente a ellos un tiempo después, casi por casualidad. 
Por algún motivo, tampoco tengo en claro cuál fue, me enteré que darían dos dramas en un canal de la televisión argentina. El primero, estaba segura que había oído (o leído) su nombre y era conocido: Escalera al cielo. Es un drama considerado clásico.
Intenté verlo, fracasé a los veinte minutos del primer capítulo. El idioma y los rostros no me molestaban, siempre fui abierta a otras culturas, simplemente no entendía nada. Es al día de hoy que no pude verlo, no me atrapó por eso mismo. El segundo drama, quizás leí sobre él cuando buscaba Escalera al cielo o quizás lo imaginé, pero estaba convencida que me encantaría. Esta situación fue un déjà vu para mí, esa misma frase la había dicho años atrás por un manga que jamás en mi vida había leído. Y, casualidad o no, realmente se convirtió en mi favorito de toda la vida. Siempre le atribuí a mi instinto este tipo de frases. Siempre pensé que era esa voz diciéndome algo que ocurriría...o quizás yo me convencí de ello, no lo sé.

El otro drama era My love from the star. Era relativamente nuevo, en comparación con el otro. Sabía que lo estaban emitiendo en ese canal, pero como por el horario no podía verlo lo ignoré por un tiempo. Hasta que un día pasaba frente a la televisión y estaban dando una propaganda. Mi padre me alertó diciendo "mira, están pasando una novela coreana" y como por arte de magia miré la pantalla. Estaban dando un resumen del último capítulo. Afortunadamente logré escuchar la frase "en el último capítulo de..." a tiempo y tapé mis oídos. Le dije a mi padre que sacara eso, que quería ver la novela y me estaban contando el final sin siquiera empezarla. Mi padre cambió de canal antes de que volviera a chillar. Ese día no pude dejarlo pasar, busqué el drama en internet. 

Al principio, era un nuevo mundo ¿dónde se buscaban los dramas coreanos? ¿estaban subtitulados o doblados? ¿habría más personas que veían eso? ¿podría conseguirlos o no los veía nadie? pobre de mí, tan ingenua. Aún no sabía que era un mundo que me quedaría muy grande....
Fue el primer drama que vi este año, el primero de varios (pero ojo, que si bien me encantan los dramas sigo siendo una novata. Créanme, aún me falta mucho por recorrer). Fue la primera vez que lloré frente a la pantalla con un drama, porque son una llorona de primera y las escenas emotivas me llegaron directo al corazón. Acostumbrada a juzgarme como la sociedad lo hacía, me sentí una idiota.
En un principio oculté que me había encantado el drama y que seguía viendo más. Cuando mi padre se asomaba, ponía pausa y minimizaba la pantalla. No le contaba a nadie sobre este gusto, sabía que sería la rara.
Pero pasó el tiempo y conocí más y más dramas. Facebook me ayudó a entender un poco este mundo, donde verlos o a quién comprárselos, grupos sugeridos y personas con los mismos gustos. Descubrí que no estaba sola.
Pero el mundo hallyu (significa ola coreana, es una palabra que hace referencia al crecimiento de la popularidad del contenido sur coreano a nivel mundial) era enorme y yo apenas conocía una parte. Empecé a entrar en comunidades y vi que la mayoría no miraba dramas, escuchaba K-Pop. Eso sí sabía que era, en una época había conocido algunos grupos de J-Pop y aprendí sobre los géneros orientales. Pero hacía mucho que no escuchaba ese tipo de música (incluso admití que no me gustaba demasiado). 
Además, ¿música coreana? ¿Es que estaba loca? El japonés me resultaba tan familiar por los animes, pero ¿en coreano?. Nuevamente, actué como una idiota y dije que no era para mí. Recuerdo haber escuchado un grupo llamado Super Junior con su tema "Mamacita" y salí espantada a mitad del video. Esa cosa no era para mí, era tan rara.

Entonces descubrí a una chica que me vendía dramas y películas coreanas. Primero empecé con los dramas, que tenían una temática puntual. No sabía como era el cine coreano y no quería arriesgarme. Ya conocía algún actor (por los que había visto hacía muchos años) y busqué sus dramas o las recomendaciones en grupos. Terminé comprando un buen par de dvds (entre ellos, My love from the stars para coleccionarlo, al igual que hacía con los libros que verdaderamente me gustaban) y dentro de la lista estaba otra adaptación de un manga que me encanta. Pensaba que la historia era auto-conclusiva, ya que el manga sigue en proceso (y lo leo cada semana fielmente). 

No me fijé ni quienes actuaban, simplemente fue el primer DVD que puse ni bien llegué a mi casa. Me atrapó de principio a fin. Odié y amé a los mismos personajes que odiaba y amaba en el manga, me gustó muchísimo la adaptación. Era raro ver las mismas escenas en carne y hueso, sobretodo por como son los coreanos.
Ese fue el primer paso para saber que estaba equivocada, estaba viendo un drama taiwanés, pero me enteré cuando los nombres no me sonaban nada parecidos a los que había visto antes. Incluso el idioma se escuchaba un poco diferente. Solamente ahí lo noté y lo busqué. No me importó, amaba la historia de principio a fin. 
Uno de los personajes masculinos, el cual odiaba en el manga, era interpretado por un chico sumamente atractivo y con una voz hermosa. Me gustaba como cantaba. El protagonista masculino también me gustaba por su apariencia y su voz, que ni siquiera recuerdo si cantó en el drama aunque sea una línea. Su presencia me atrapó. En ese momento ya sabía lo que mi instinto me quería decir, me advertía que mis gustos personales iban por otro rumbo: los orientales.

Fue la primera vez que busqué quienes eran las personas que actuaban, claramente interesada en estos dos. Uno me llamó la atención primero, el protagonista se llamaba Siwon.
Cuando puse su nombre en la red me apareció "Siwon de Super Junior" Miré la pantalla unos instantes...Si, Super Junior. Esa banda que tachaste como rara. Busqué la composición de la banda y otro nombre llamó mi atención "Lee Donghae". Era el otro chico del drama, el que tenía un papel más malvado pero cuya voz me encantó. ¿Esto era una broma del destino? Ahora no tenía más opción que retractarme y buscar más sobre la banda. Empecé a conocer a cada miembro, ver algunos conciertos, reír con sus tonterías y amar sus voces. Estuve mucho tiempo (aún hoy me pasa) para no confundir sus nombres. Aqui no es prejuicio, al principio son todos iguales. Debes conocer un poco de cada uno para saber quién es quién. Algunos tienen comportamientos y rasgos particulares que ayudan a conocerlos.

Por ellos empecé a escuchar música coreana. Al principio no me gustaban otras bandas. Probaba escuchar las más populares y no me gustaban. Pero supongo que no estaba tan acostumbrada. Con el tiempo y gracias a recomendaciones ingresé a bandas que creía que jamás podría oír y hoy las amo.  Los Dramas y el K-Pop me devolvieron a un mundo donde puedo sentirme yo misma y eso es algo que siempre recordaré. 

Si bien significan mucho para mi, el hecho de conocerme de pies a cabeza a los cantantes no pasa. Aún me cuesta saber quién es quién en varias bandas, en SuJu (así se abrevia Super Junior) todavia cometo errores y he visto cientos de videos suyos, conciertos y curiosidades. Río con los memes que hacen y los entiendo. Pero supongo que se debe a que no me gusta obsesionarme con los miembros ni las bandas. Nunca me gustó con ningún género de música. Por eso es que busco algunas cosas para entender de qué hablan los fandoms (cada banda de K-pop tiene un fandom específico y recibe un nombre. El de SuJu es E.L.F.).

Por estar metida en los fandoms me enteré que uno de los miembros de SuJu se iría al servicio militar ayer. Varios ya se encuentran en servicio hace un tiempo y algunos ya han salido. Por lo tanto, se considera una banda que está en Hiatus hasta el año próximo por no tener las mayoría de miembros activos.
Este miembro que ingresó ayer nunca fue uno de mis favoritos, tenía la idea de que era algo amargado. Ya que lo vi en algunos conciertos un poco quejoso. Pero investigué unos meses antes sobre él. Fui leyendo cosas, viéndolo en otros videos, en fotos, con sus compañeros. Y no es que me enamoró, pero me parece sumamente simpático y dejé de "odiarlo" injustamente.


Por eso, sin mayor motivo, ayer me sumé a la campaña en Twitter   que todas las E.L.F. pondrían para despedir al idol. Al principio no entendía nada, pero minuto tras minuto veía el sufrimiento de muchas chicas y fotos donde él ya aparecía rapado, con sus familiares y sus fans, con sus miembros de grupo (los que no estan dentro del servicio). Poco a poco algo en mi corazón se fue rompiendo, me hizo mal. No sé qué fue: si sentí que extrañaría de alguna manera a ese idol en relación con el resto o la idea de despedir a una persona por dos años cuando sabrás que será soldado activo en el frente. Admiro lo valerosos que son, ya que pueden tener ciertos beneficios por ser estrellas pero no siempre los utilizan.

Puntualmente sé que me dolió ver dos cosas: Uno era un cartel de las fans que decía "vuelve sano Oppa, prometo no conseguir novio hasta el 2018" Claramente, las chicas hacían referencia a que lo estarían esperando a él. Se me quebró el corazón de imaginar lo que sería esperar a alguien que amas por dos años, con el temor pegado a tu espalda. Sé que hay personas que dirán "pero no los conoces, son estrellas". Hay quienes realmente respetan a estas estrellas y los conocen bastante sin ser obsesivos. Hay que respetar que estas personas estiman a quienes son muy lejanos para ellas. Yo también lo hago con algunos idols y actores o actrices (no solo de corea). Son modelos que uno elige y es natural preocuparse o alegrarse por ellos.

Lo que terminó de destruirme fue el siguiente video:



Aquí se lo puede ver a Ryeowook, ya rapado, despidiéndose del público que asistió a verlo ingresar. Junto a él aparece Leeteuk, el líder de Super Junior (una de las personas más amorosas que he visto, pese a que se vio envuelto en muchas controversias debido a lo frontal que es, creo que realmente es un líder excepcional) que le enseña a hacer el saludo de manera correcta. Luego de esto se puede ver una reverencia de Ryewook. Aparentemente la reverencia es parte del saludo, algo formal. Pero en su primer intento el chico la hace natural...y eso me partió el corazón, me puse a llorar porque hasta yo sabía que iba dirigido a quienes lo apoyaban o estarían mirando.

¿Se imaginan el dolor que sentirán sus seres queridos y él? Pero hay que pensar que pesa más su honor, ya que son culturas muy fieles a su país y sus creencias. Los admiro por ello.

Claramente no puedo prometer que esperaré dos años por él, pero sin duda me gustó el gesto mínimo de apoyar con los hashtag. Quizás en dos años no consiga novio de todas maneras, en tal caso veré en el momento si puedo viajar a recibirlo cuando salga! 

Suena loco, pero he oído de algunas chicas que irán a esperar a Donghae y Siwon (actualmente activos en el ejercito y que saldrán a mediados del 2017)  eso no sé si perdérmelo.


¿Quién sabe? Quizás Corea está más cerca de lo que creo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dibuja para mi...