sábado, octubre 01, 2016

Fated To Love You

¿Alguna vez han oído la leyenda del hilo rojo?

Esta es la leyenda que me cautivó cuando era pequeña, la primera vez que la oí fue en un anime. Era muy cría para entenderla del todo, pero algo en mi interior resonaba con ella. Llegó a convertirse en mi favorita entre tantas otras, ya que disfruto mucho de este tipo de relatos. Siempre han despertado mi imaginación.
Pero, como he dicho en otra oportunidades, he nacido como una mujer enamorada del amor en sí mismo. Las historias de romance (sin importar si son trágicas o no) me atrapan. Pero, dicho sea de paso, ¿por qué estoy esperando tanto por la mía propia?
Ya lo dije mil veces también, creí que vivía una y resultó ser un cuento de esos que no acaba con el "felices para siempre". Y ahora sé que está bien, que tampoco lo quería. No sé si alguna vez fue de esos amores que hacen que tu corazón pegue un vuelco cada vez que lo ves. Y es algo de lo que me arrepiento muchas veces, pues nunca me lo podré responder a mí misma, porque el tiempo va borrando caras y volviendo difusos los recuerdos. Y es por eso que me pregunto si era parte de mi destino conocer a esta persona y vivir tanto tiempo a su lado.
De hecho, a menudo me ocurren cosas que me hacen pensar en el destino. En esta oportunidad, estaba por tomar el subterráneo para ir a mi trabajo, como cada día. Por alguna cuestión quedé entre dos puertas y por un breve instante me debatí sobre cuál elegir. Decidí ir hacia la izquierda mientras meditaba sobre si sería la elección correcta. 


A veces, cuando no puedo decidir algo, le pido al mundo una señal. Y pareciera que esta vez me respondió: en la estación siguiente un joven oriental subió en la puerta que yo había rechazado. No pude dejar de pensar que el destino me estaba haciendo una jugarreta, pues venía preguntándome si alguna vez conocería a alguien de esa etnia para poder sacarme de mi confusión. Vociferé que había elegido la puerta equivocada y recibí la mirada atónita de quienes me rodeaban. Fingí no notarlo, porque el muchacho también me observó (debo de haberlo dicho en voz muy alta, pero con mis auriculares puestos no me percaté).

De más está decir que no pude dejar de mirarlo todo el trayecto. Incluso cuando lo perdí entre tantos pasajeros, lo buscaba con la vista. Finalmente, terminé cerca suyo al llegar al final del trayecto. No tenía más opción que avanzar, por lo que salí del vagón a toda prisa. Pero quería saber dónde estaba él, si se había esfumado o si estaba cerca mío nuevamente.
Y allí, cuando me giré para dar un rápido vistazo, mi corazón dio un vuelco. Y no fue uno de esos inofensivos, lo sentí bastante latente por un rato: el muchacho estaba detrás de mí. Cruzamos las miradas por un instante y yo no podía controlar mis pulsaciones. Claramente, me sentí una tonta adolescente por esta actitud tan vergonzosa. 
Luego de subir las escaleras, que daban a la calle, lo perdí de vista entre la multitud. Ese fue el primer momento en que la palabra destino rebotó por mi mente. Me dije a mí misma: "si es el destino, quiero verlo otra vez"

Pero claro, a veces pedimos y somos los menos crédulos: Cuando llegué a mi trabajo, él estaba allí esperando el ascensor. Nos miramos, creo que ambos nos reconocimos. 
Iba tan atontada que no me percaté de que tenía dos compañeras de piso junto a mí, por lo que estas me sacaron de mi mundo imaginario dándome los buenos días. Subí con ellas al ascensor, convencida de que él no entraría (pues se había apartado en un rincón lejano). Nuevamente, me sorprendí cuando subió junto a nosotras y quedó frente a mí. Me sentí una verdadera tonta, él prestaba atención a nuestra charla (como mujeres, no podíamos ir calladas hasta llegar a nuestro piso) pero no decía nada. Sólo me miró dos veces: la primera, cuando dije que como una tonta no había apagado mi música. La siguiente, y la última, al bajarse del ascensor un piso antes que yo.


Y así terminó lo que nunca empezó. No voy a decir que era el amor de mi vida, no se me pasó por la cabeza. Simplemente voy a decir que estoy segura que no es la primera vez que nos cruzamos. Su rostro era parecido al de un actor coreano que mi sobrina adora y fueron varias las veces que le relaté a ella sobre el hecho de que veía a alguien similar en el edificio.

Como este caso ¿cuántos más habrá? A veces no prestamos atención. Y, si miramos en profundidad, el amor "predestinado" aparece en muchos en las series y películas. Nos lo venden constantemente. El destino es en estas historias un personaje más, el más sabio y cruel de todos. 

Hay dos dramas donde pueden constatarlo: "I'm sorry, i love you" y "Fated to love you".


En esta entrada elegí hablar un poco de Fated to love you, si bien mi amor por "I'm Sorry, I love you"es extremo. Nunca amé y odié tanto una historia como lo hice con ese drama. Si tienen oportunidad de verlo les aseguro que les gustará (pero cuidado, no se enamoren de So Ji Sub. Es una advertencia muy acertada). 


Fated to love you relata el amor predestinado desde una trama bastante cómica (aunque algo predecible): los protagonistas, que en principio parecen ser polos opuestos y de distintas clases sociales, terminan teniendo una noche de pasión sin conocerse. Y de este pequeño accidente surge otro: ella queda embarazada. 
¿Cómo resolverán este pequeño embrollo? ¿Creen que es obra del destino y se amarán? Si bien el nombre del drama (y aquí otro llamado de atención: estoy haciendo referencia a la versión coreana) parece que nos dice algo, estos dos no la pasarán de maravilla. Deberán enfrentar varios obstáculos para lograr amarse, si es que finalmente lo hacen. 

Aún no lo he terminado. Lo único que puedo decir es que, si bien la trama seguramente se ponga emotiva, tendrán risas garantizadas con el elenco. Jang Hyuk (el actor que interpreta al protagonista) tiene un papel bastante particular y los hará reír mucho con sus reacciones. Pero no lo subestimen, también lo amarán desde el primer momento en que lo vean ponerse serio. 
Y para complicar la trama, no crean que la pareja podrá estar sola para resolver sus problemas: tendremos a la familia muy metida en la relación y al clásico tercero en discordia. Si, este drama tiene un triángulo amoroso (y no me refiero al bebé en camino). Para mi sorpresa, Choi Jin Hyuk tendrá un papel muy atractivo en la historia además de ser el tercero en cuestión. 


Este drama fue posterior al que hice mención la entrada pasada "Emergency Couple" y el actor tiene un papel co-protagónico en esta oportunidad. Pero esto no le quitará mérito, presiento que será un personaje bastante interesante (además de que no deja de ser atractivo desde el primer minuto en pantalla. Maldición, debo decirlo: ese hombre no deja de cautivarme cada vez que lo veo).

Aún si no creen en el destino, no pueden negar que la idea anda rondando entre nosotros constantemente.

2 comentarios:

  1. Fuaaaaaa… portada de un libro: “He nacido como una mujer enamorada del amor”. O, reducido: “mujer enamorada del amor”. Pues sino el libro tendría una portada tamaño A0!! Jajaja
    Esta leyenda la he escuchado, de hecho se ve en varias series de anime al menos como un complemento momentáneo. Es lindo creer en que hay una persona destinada a estar con cada uno de nosotros y que aún no la hemos encontrado. Aunque a veces nos invada la ansiedad, llegará en el momento que deba llegar.

    Tendrás tus motivos para sentir que debes arrepentirte por aquella historia que has vivido, pero por lo que hemos pasado, nos forja como personas y nos hace ser lo que somos en el presente. Toda batalla nos deja cicatrices, es prácticamente imposible que no surjan. Pero de ellas es que nacen nuestras fortalezas. O qué? Prefieres quedarte ahí sin enfrentar a la vida y luchar por aquellas cosas que te hacen feliz? No pareces una mujer que se quede en el andén viendo como su oportunidad se le vaya frente a sus ojos!

    Qué bueno lo que te ha pasado!!!!! Te lo he mencionado antes, si llamas algo a tu vida, si lo deseas con tu corazón, te surgirá la posibilidad de tomarlo. Al principio quizás no sea como lo esperabas (elegir otra puerta), pero si le pones tu parte y te esfuerzas, te has dado cuenta que lo puedes lograr. Aún no lo sabes… no sabes si a esa persona le resultas atractiva. Pero, si no lo intentas…

    Tienes la ventaja de que están en el mismo edificio, a un piso de distancia. Aprovéchalo!!!! Inténtalo!!! Esas oportunidades quizás antes también han existido, solamente que no haz estado atenta a verlas. Ahora que sí lo haces, empiezas a captarlas y el “mundo real” como lo has mencionado, te responde mostrándote lo que deseas ver!!

    Éxitos con tus encuentros en el metro con este chico… y ojalá que llegue a tu vida lo que deba llegar! 

    p.D.: Cada vez dejas más reseñas de series coreanas!!! Cómo hacerse el tiempo para verlas todas? jojojo

    ResponderEliminar
  2. Es una forma de decirlo, ya que más bien me he vuelto fría con las personas. Quizás por eso tanto busco una oriental, es mi última esperanza de no terminar como una solterona rodeada de gatos y dramas coreanos xD
    Aún si estamos a un piso de distancia, no tengo ingreso a su empresa. Es algo complicado cruzarlo, pero no imposible. Quizás algún día.
    Y sobre los dramas, cuesta un poco si tienes otras obligaciones, pero (en mi caso) lo terminan valiendo :)

    ResponderEliminar

Dibuja para mi...