viernes, octubre 07, 2016

Lucky Romance

¿Crees en la mala suerte? 


Algunas personas dicen que no existe ni la buena ni la mala suerte. Otras, creen en ambas y hacen lo que sea para mantener su buena suerte. Algunas personas lo llaman destino, otras lo llaman karma.

No importa como lo veamos, los seres humanos tenemos la creencia de que hay algo que nos trae a nuestra vida determinadas situaciones, más o menos afortunadas.

Hoy me topé por "casualidad" un video de un drama (qué extraño! yo hablando de dramas coreanos...) llamado Lucky Romance. 


La trama gira alrededor de una chica que cree profundamente que ha nacido con mala suerte. Está tan sumergida en esta creencia, que piensa que todas las tragedias de su vida han sido su culpa y busca la manera de corregirlo: debe salvar a su hermana que está en coma hace dos años.


No es tarea fácil, pero ella quiere intentarlo y contacta a su vidente para que la guíe. El vidente le dice que tiene una sola forma de despertar a su hermana: deberá pasar la noche con un tigre.


No, no estamos hablando del animal...estamos hablando de un hombre nacido bajo el signo de tigre. En este caso, busca un hombre que naciera en el año 1986 de preferencia. Esto, por si no lo saben, se debe a que el signo de tigre se da cada 12 años. Por lo tanto, ella debería buscar alguien del 86 o anterior, ya que el siguiente año de nacimiento del tigre es el 98 y eso sería ilegal (es que el muchacho, habiendo nacido en 1998, tendría 18 años y ella 26).

Así comienza su búsqueda desesperada y está dispuesta a hacer el sacrificio con tal de salvar a su hermana.

Claramente, se topa con un tigre pero no le será fácil domarlo: es un chico genio (realmente brillante) con muy poco de relaciones humanas. 

Este drama es del 2016, muy reciente. No he visto el webtoon en que se basa, pero el drama contaba con muy buenas críticas y me costó esperar a que terminaran de emitirlo (no soporto seguir semana a semana el estreno de los dramas, necesito todos los capítulos a mi disposición). 


Pareciera que todos los dramas me gustan, pero no se lo crean: odio unos cuantos. Este, no es uno de ellos. En parte porque amo a la actriz principal (si, esta vez no estoy hablando de un hombre! No es solo por su atractivo físico que los alabo, ya lo ven). Vi por primera vez a esta chica en el drama Kill Me, Heal Me y me enamoré de ella (y del protagonista masculino por su excelente actuación...ya lo mencioné antes, hizo siete papeles en uno. Brillante, además de hermoso, lo admito). Busqué más de sus dramas y nunca me arrepiento. Tiene su manera de actuar muy particular. Con el tiempo, te acostumbras a ello (no son todos iguales...eso es un prejuicio), reconoces su voz sin verlos y los gestos típicos de cada actor. Incluso, si llevas tiempo viendo estas novelas, empiezas a reconocerlos cuando están en otros dramas y no lo sabías.


Este drama hace referencia a todo lo que vengo hablando últimamente, sobre lo predestinado y la atracción. 
Pareciera mentira, pero sigo cruzándome con chicos orientales camino al trabajo. No siempre la misma persona, pero nunca falta una persona de esta etnia. En esta oportunidad, tomé asiento ya que nadie más lo hacía y yo estaba llevando algo pesado. Cuando se vació un poco el vagón, miré hacia delante y había un chico oriental sentado justo frente a mí. Estaba sumamente cómodo mirando su celular. No notó mi presencia, hasta que me empecé a reír. Es que era imposible, ¿siempre me pasaba esto?.

Cuando el chico me volvió a mirar una vez más, lo miré fijamente y le sonreí. Simplemente, lo consideré un agradecimiento por toparse en mi camino y recordarme que no puedo huir del destino. Él probablemente no sabía por qué demonios le sonreí, pero me devolvió la sonrisa. Creo que me habré puesto de todos los colores y ya no pude mirarlo a la cara nuevamente. 


Este chico también se bajó en la misma estación que yo. Si bien lo perdí de vista antes de bajar, me alegró la mañana. No sé que me depare el destino, pero parece que de tanto desear una persona así estoy llamándolas a mi vida. Quizás, no signifique nada...no necesariamente terminaré con alguien oriental, por más que me atraigan. No es una obsesión, no es que debe ser oriental mi próxima pareja. Pero, no volveré a negarlo, me encantaría que lo fuera.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dibuja para mi...